meta

Envío GRATIS comprando exclusivamente en nuestra web sobre $40.000

Eurocor-D 2,5/6,25 X 35 comprimidos recubiertos (Saval)

$12.990

Presentación de Receta Simple
Precio Fraccionado: $371

Descripción

  • Composición: Eurocor D 2.5/6.25: Cada comprimido recubierto contiene: Bisoprolol Fumarato 2.5 mg; Hidroclorotiazida 6.25 mg. Excipientes c.s. Eurocor D 5/6.25: Cada comprimido recubierto de contiene: Bisoprolol Fumarato 5 mg; Hidroclorotiazida 6.25 mg. Excipientes c.s.
  • Contraindicaciones: Eurocor-D está contraindicado en pacientes con insuficiencia cardíaca (ver Advertencias), shock cardiogénico, bloqueo A-V de 2do y 3er grado, bradicardia sinusal marcada, anuria e hipersensibilidad a cualquiera de los componentes de este producto o a otros fármacos derivados de la sulfonamida. Insuficiencia renal grave (aclaramiento de la creatinina menor o igual a 30 ml/min), insuficiencia hepática grave, hipokalemia refractaria (niveles bajos de potasio, que no responden al tratamiento), hiponatremia severa, hipercalcemia, gota.
    Advertencias: Insuficiencia cardíaca: En general, los beta-bloqueadores deben evitarse en pacientes con insuficiencia congestiva manifiesta. Sin embargo, en algunos pacientes con insuficiencia cardíaca compensada puede ser necesario utilizar estos agentes. En tales situaciones, deben usarse con cautela. Pacientes sin antecedentes de insuficiencia cardíaca: En algunos pacientes, una depresión continua del miocardio con beta-bloqueadores puede precipitar una insuficiencia cardíaca. A los primeros signos o síntomas de insuficiencia cardíaca, la interrupción del fármaco debe ser considerada. En algunos casos, la terapia puede continuar mientras que la insuficiencia cardíaca se trata con otros fármacos. Interrupción brusca de la terapia: Se han observado, en pacientes con enfermedad de la arteria coronaria, exacerbaciones de angina de pecho y, en algunos casos, infarto de miocardio o arritmia ventricular, después de la abrupta suspensión del tratamiento con beta-bloqueadores. Estos pacientes deben, por tanto, ser advertidos acerca de la interrupción o suspensión del tratamiento sin consejo médico. Incluso en pacientes sin enfermedad arterial coronaria, puede ser aconsejable la disminución de la terapia con bisoprolol fumarato e hidroclorotiazida durante aproximadamente 1 semana con el paciente bajo observación cuidadosa. Si aparecen síntomas de abstinencia, la terapia con agentes beta-bloqueadores debe ser reiniciada, al menos temporalmente. Enfermedad vascular periférica: Los beta-bloqueadores pueden precipitar o agravar los síntomas de insuficiencia arterial en pacientes con enfermedad vascular periférica. Se debe tener precaución en estas personas. Enfermedad broncoespástica: En general, los pacientes con enfermedad pulmonar bronco-espástica no deberían recibir agentes beta-bloqueadores. Debido a la relativa beta1-selectividad de bisoprolol fumarato, Eurocor-D puede ser usado con precaución en pacientes con enfermedades bronco-espásticas que no responden o que no pueden tolerar otro tratamiento antihipertensivo. Como la beta1-selectividad no es absoluta, se debe utilizar la dosis más baja posible de Eurocor-D. Un agonista beta2 (broncodilatador) debe estar disponible. Anestesia y cirugía mayor: No debe ser retirada la terapia con beta-bloqueadores antes de una cirugía mayor; sin embargo, el deterioro de la capacidad del corazón para responder a los estímulos adrenérgicos reflejos puede aumentar los riesgos de la anestesia general y procedimientos quirúrgicos. Si el tratamiento con Eurocor D se debe continuar perioperativamente, se deberá tener particular cuidado al usar agentes anestésicos que depriman la función miocárdica, tales como éter, ciclopropano y tricloroetileno. Diabetes e hipoglucemia: Los beta-bloqueadores pueden enmascarar algunas de las manifestaciones de hipoglucemia, especialmente la taquicardia. Los beta-bloqueadores no selectivos pueden potenciar la hipoglucemia inducida por la insulina y retrasar la recuperación de los niveles de glucosa en suero. Debido a su selectividad beta1, esto es menos probable con fumarato de bisoprolol. Sin embargo, los pacientes sujetos a hipoglucemia espontánea o en pacientes diabéticos tratados con insulina o hipoglucemiantes orales, deben ser advertidos acerca de estas posibilidades. Además, una diabetes mellitus latente puede manifestarse en pacientes diabéticos que toman tiazidas pueden necesitar un ajuste de su dosis de insulina. Debido a la muy baja dosis empleada de HCTZ, esto puede ser menos probable con Eurocor-D. Tirotoxicosis: El agente beta-adrenérgico puede enmascarar los signos clínicos de hipertiroidismo, como la taquicardia. La retirada brusca del agente beta-bloqueador puede ser seguida por una exacerbación de los síntomas de hipertiroidismo o puede precipitar una crisis tiroidea. Enfermedad renal: Los efectos acumulativos de las tiazidas pueden aparecer en pacientes con función renal deteriorada. En tales pacientes, las tiazidas pueden precipitar azotemia. En pacientes con aclaramiento de creatinina menor de 40 ml/min, la vida media en plasma de fumarato de bisoprolol se aumenta hasta tres veces, en comparación con los sujetos sanos. Si la insuficiencia renal progresiva se hace evidente, Eurocor-D debe interrumpirse (véase Farmacocinética y Metabolismo). Trastornos hepáticos: Eurocor-D se debe utilizar con precaución en pacientes con insuficiencia hepática o enfermedad hepática progresiva. Las tiazidas pueden alterar el balance de líquidos y electrolitos, lo cual puede precipitar un coma hepático. Además, la eliminación de bisoprolol fumarato es significativamente más lenta en los pacientes con cirrosis que en sujetos sanos (véase Farmacocinética y Metabolismo). Miopía aguda y glaucoma secundario de ángulo cerrado: La hidroclorotiazida, una sulfonamida, puede causar una reacción idiosincrásica, resultando en una miopía transitoria aguda y glaucoma agudo de ángulo cerrado. Los síntomas consisten en la aparición aguda de disminución de la agudeza visual o dolor ocular y por lo general se producen en cuestión de horas a semanas del inicio del tratamiento. El glaucoma agudo de ángulo cerrado sin tratamiento puede llevar a la pérdida de la visión. El tratamiento primario es suspender la hidroclorotiazida tan rápidamente como sea posible. Consultar al médico si puede ser necesario considerar un tratamiento quirúrgico si la presión intraocular permanece incontrolada. Factores de riesgos para el desarrollo de glaucoma agudo de ángulo cerrado pueden incluir un historial de sulfonamida o alergia a la penicilina.
  • Presentaciones: Envase conteniendo 35 comprimidos recubiertos.
Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0